Mindfulness

Navidad & Mindfulness (o cómo superar la depresión Navideña)

Om101 Navidad Mindfulness Depresión Navideña

La Navidad puede ser un periodo de gran felicidad para algunos, especialmente para aquellos que viven lejos de sus familias y vuelven a casa durante unos días.

Pero también puede ser un periodo especialmente complicado para aquellos están pasando por un mal momento, que están lejos de sus familias o que recuerdan a un ser querido que ha fallecido. Para otras personas no hay motivos concretos, pero la Navidad les provoca una tristeza y melancolía que no saben de dónde les viene, no hay motivos concretos.

Existe una presión social y muchos intereses económicos que nos venden un ideal de Navidad que no es real. Es un fantasía que nos hace sentir como un bicho raro si no empatizamos con ella, o inferiores si nos comparamos con lo que vemos en Instagram.

Si te sientes reflejado en alguna de estas descripciones, bienvenido al club! 🙂

Existen 3 palabras que en Om101 repetimos cual mantras cuando no nos sentimos bien. Tal vez te sirvan a ti también.

Aceptación

Todo está bien, siempre, incluso en Navidad.

Si no nos sentimos bien, es importante no intentar apartar esos sentimientos o sensaciones, sino quedarnos en ellos, aceptarlos, permitirnos estar mal. Eso nos ayudará a entenderlos, y tal vez no se vayan, pero conviviremos con ellos mejor, y podremos dar espacio a otros sentimientos más positivos. Luchar contra la Navidad solo va a hacer que nos agobiemos más.

Paciencia

Todo pasa. Lo bueno y lo malo. Nada es permanente. Si hay unos días que nos incomodan o nos hacen sentir mal, no hay que hacer nada especial, simplemente esperar. “También esto pasará”, como decía Esther Tusquets.

Oportunidad

La Navidad puede ser lo que nosotros nos apetezca que sea. Cada uno podemos darle el significado que queramos. Con algunas excepciones, la mayoría de nosotros vamos a estar de vacaciones. Podemos aprovechar los últimos días del año para descansar, dormir, reflexionar sobre el año pasado y qué esperamos del que va a empezar.

A menudo nuestro malestar proviene de estrés que nosotros mismos nos provocamos. El estrés es subjetivo, depende de nuestra manera de gestionar las situaciones, aunque suele estar asociado al exceso (de actividades, de responsabilidades, de sentimientos,…). El minimalismo puede ser un gran antídoto ante el estrés, también en Navidad. En el iguiente artículo puedes leer consejos para disfrutar de una Navidad más minimalista. 

Foto de Jack B