Noticias, Yoga

8 conceptos básicos de yoga

Conceptos básicos de yoga

Existen multitud de conceptos relacionados con el yoga. Fracasaríamos estrepitosamente si quisiéramos recogerlos todos en un solo artículo. En nuestro afán minimalista, te traemos 8 conceptos básicos que probablemente te sonarán de haberlos oídos si practicas yoga en grupo u online.

 

Estos conceptos darían cada uno de ellos para varios artículos. Así que te traemos una breve descripción de cada uno de ellos para situarte. A partir de ahí, te animamos a que sigas investigando por tu cuenta.

Yoga

Teníamos que empezar por este concepto, ya que pese a ser una palabra tan usada, mucha gente desconoce su significado y todo lo que engloba.

En Occidente solemos referirnos a yoga como la práctica física que realizamos en la esterilla, cuando ésta es solo una de las ramas de un sistema filosófico muy complejo. También considerado como ciencia antigua, el yoga se centra en la búsqueda del equilibrio del cuerpo, la mente y el espíritu, con el objetivo de alcanzar un estado de bienestar físico y mental, de plenitud y paz interior.

La palabra “yoga” tiene múltiples traducciones en sánscrito, siendo “unión” la más utilizada. Unión entendida como suma de la conciencia física, mental y espiritual. Como sistema filosófico, busca dar respuesta a preguntas existenciales como el sentido de la vida, el lugar del ser en el universo y el origen del sufrimiento.

Si te interesa saber más sobre el yoga más allá de su práctica física, te recomendamos leer el artículo ¿Qué es el Yoga? o escuchar el episodio de nuestro podcast “Yoga, más allá del ásana. Con Verónica Noli, de Soul Yogui”.   

Ásana

Los ásanas son las posturas físicas de yoga. Aunque su origen en sánscrito se refiere a la primera postura de todas: la postura sentada, la postura de meditación. En realidad el origen y objetivo del yoga es preparar el cuerpo para permanecer en estado de meditación durante largos periodos de tiempo, de manera estable y sin dolor.

En los Yoga Sutra de Patanjali se describen los ásanas como posturas “sthira” (firmes, estables) y “sukha” (cómodas, sin dolor). Si hay dolor, no es ásana. Si no podemos mantenerlo durante un buen rato, no es ásana.

Los ásanas nos permiten equilibrar la mente, el cuerpo y las emociones, por lo que inciden en el cuerpo físico (músculos, tendones, ligamentos, vísceras, órganos) pero también el cuerpo mental, emocional y el cuerpo pránico (la estructura energética no visible que todos poseemos).

Pranayama

Pranayama es la cuarta de las 8 ramas que configuran la filosofía yóguica. Se refiere al control y balance de nuestra energía a través de la regulación de la respiración.

La palabra sánscrita Pranayama se compone de “prana” (la energía o fuerza vital manifestada en el cuerpo a través de la respiración) y “yama” (control) o “ayama” (liberación). Por tanto, “prana-yama” significaría “control de la respiración” o “restricción de la respiración”. En ambos casos, el resultado es el mismo: la mejora del bienestar físico y mental.

Cuando prana, la energía vital, fluye por nuestro cuerpo sin bloqueos y de forma equilibrada, “chitta” (la conciencia) se estabiliza automáticamente, objetivo último de toda práctica yóguica.

Para que esto suceda, Pranayama sugiere diversas técnicas de respiración. Puedes seguir leyendo sobre Pranayama en los artículos: “Pranayama – el poder de la respiración” y “Pranayama – 3 ejercicios de respiración

Chakras

Según la tradición yoguica y ayurvédica, los chakras son los principales centros de energía dentro de nosotros que interactúan con nuestro cuerpo tanto a nivel físico como energético. La palabra “chakra” deriva del sánscrito “cakra”, que significa rueda, haciendo alusión a la espiral de energía o vórtex que reside en cada localización de los chakras.

Como si se tratase de una red eléctrica, los chakras son las principales conexiones (o puntos modales) de múltiples vías energéticas de distribución que recorren nuestro organismo. En los lugares donde hay un gran punto de cruce de varios caminos, hay un punto de procesamiento y regulación, el chakra. Estos camino, canales y senderos de energía se llaman “Nadis”, de los cuales se estima que hay más de 72.000.

Existen 7 chakras principales que forman una línea recta desde la base de nuestra columna hasta la coronilla. Cada uno de los chakras corresponde a un color único y es responsable de ciertas funciones fisiológicas y experiencias emocionales.

Prácticas como pranayama, los ásanas, el canto de mantras o la meditación activa mejoran el flujo de energía a través de los chakras, permitiéndonos sanar desde dentro nuestros desequilibrios físicos, emocionales y espirituales.

Kriya

Un kriya es una serie específica de ejercicios, técnicas de respiración y mantras utilizados para liberar los canales energéticos, los chakras, en nuestro organismo. La secuencia de cada kriya provoca cambios sutiles en el cuerpo y en la mente de quien lo practica, y suele tener como foco una parte específica del cuerpo u órgano, como los intestinos, el hígado o la columna vertebral.

Aunque no son únicos del Kundanlini yoga, se le suele asociar a esta práctica de yoga ya que su fundador, Yogi Bajan, puso especialmente énfasis en su práctica y en secuencias específicas de kriyas que los profesores de Kundalini siguen practicando y enseñando a día de hoy.

Mudra

Los mudras son gestos que hacemos con nuestras manos con el objetivo de desbloquear nuestros canales energéticos.

Las manos al igual que los pies tienen cientos de miles de terminaciones nerviosas, que activadas de forma consciente pueden generar cambios a nivel psicológico, físico y energético. También pueden estimular ciertas partes y órganos del cuerpo. En realidad, son técnicas de activación con muchas similitudes a la acupuntura o a la reflexología.

En la práctica de yoga y en la meditación, se suelen utilizar mudras muy comunes con el objetivo de canalizar el flujo de energía vital, Prana. Cada mudra tiene un simbolismo único y un efecto específico en el cuerpo.

Existes muchísimos mudras. Si meditas o practicas yoga, seguro que los utilizas, tal vez sin ser consciente. El mudra más conocido y usado es el Gyan Mudra, ya que es la posición de las manos que se utiliza habitualmente en meditación. Consiste en unir el dedo índice y el dedo pulgar. Gyan Mudra estimula la conexión física, mental y espiritual, y también favorece la calma y la receptividad. Por eso es tan utilizado en prácticas meditativas.

Bandha

Los bandhas son contracciones musculares voluntarias y sostenidas que se realizan durante la práctica de ásanas y pranayama. La traducción literal del sánscrito es “llave” o “cierre”, ya que según la traducción yóguica, como si se tratasen de llaves de paso, concentran la energía vital (el prana), la regulan y canalizan hacia ciertas partes del cuerpo.

Durante la práctica física de yoga, la aplicación de bandhas intensifica los efectos de los ásanas. Al igual que los mudras y el pranayama, la correcta circulación de prana en todo nuestro cuerpo tiene efectos positivos tanto a nivel físico, mental como energético.

Existen 3 bandhas principales: muhla bandha (situado en la pelvis), uddiyana bandha (abdomenl) y jalandhara banda (garganta). Y por último hay un cuarto, Maha Bandha, el triple cierre, que es que la unión de los tres.

De estos bandhas el más conocido es muhla bandha, ya que se recomienda su utilización en cada uno de los ásanas durante nuestra práctica de yoga. La forma de realizarlo es contrayendo la zona del perineo o suelo pélvico sin contraer los músculos del ano.

Las técnicas de bandhas no son sencillas de utilizar. Si estás empezando en tu práctica de yoga, no te agobies, es más importante que pongas tu atención en la alineación de tu cuerpo en los ásanas y en tu respiración.

Mantra

Un mantra es una palabra, sonido y o frase, a menudo en lengua sánscrita, que se repite de forma continuada en voz alta o mentalmente con el objetivo de alcanzar estados meditativos más profundos.

La palabra mantra deriva del sánscrito “mana” (mente) y “tra” (herramienta o liberación). De manera que podemos traducir mantra como herramienta de la mente para su liberación.  La repetición de ciertas palabras o sonidos actúa como objeto de concentración ayudando a trascender el ruido mental y  trayendo nuestra atención al momento presente. De esta forma, igual que la respiración, el mantra puede utilizarse como herramienta de meditación.

A menudo los mantras no tienen un significado concreto, sino que a través de su repetición generamos una vibración que tiene efectos a nivel psicológico y espiritual.

El mantra más conocido y utilizado es el “Om”. Al cantarlo se produce una vibración de frecuencia similar con la que vibran todas las cosas del universo, cosa que nos permite sentirnos más conectados y presentes, y por eso se suele cantar al inicio y al final de la práctica de yoga

Puedes leer más sobre mantras en el artículo ¿Qué es un Mantra? Significado y beneficios

Yoga101 – Una Guía (diferente) de Yoga

Este artículo pertenece a la serie Yoga101 – Una guía (diferente) de yoga. En este guía podrás encontrar una gran variedad de artículos de yoga que exploran esta filosofía más allá de los ásanas, tratando de inspirarte con contenido cercano y humano. Puedes acceder a la guía clicando aquí.